Conversaciones ciudadanas para la comprensión del proceso de paz

Desafío del proceso comunicativo para la implementación del Acuerdo Final en Antioquia

Desafío del proceso comunicativo para la implementación del Acuerdo Final en Antioquia

Silvia Rodríguez

Asesora en comunicaciones – Regional Antioquia de la Corporación Viva la Ciudadanía

La firma final del proceso de Paz trajo diversos retos: reconciliación, perdón, reinserción, pedagogización y comunicación, esta última un total desafío. El auge y la cima del interés que hubo por parte de la ciudadanía, en su momento, se convertirían luego en un absoluto desinterés, plasmados a través de mitos y comentarios acerca de la negociación, opiniones desinformadas, polarización ideológica que impedía tener un criterio informado y argumentado.

En Antioquia el desafío era aún mayor, cabe recordar que fue el departamento que más contribuyó para que el NO ganara en el Plebiscito: 4’539.316 antioqueños habilitados para votar y apenas participó el 38,37 por ciento. Comunicativamente, llegaba el reto.

Con lo anterior y entre tantas reflexiones que dejó el 2 de octubre de 2016, era que Colombia no podía seguir pensando en la Paz como un proceso ajeno que se realiza en un lugar distante y que no corresponde a la realidad inmediata. Pero, ahí qué… ¿Qué curso de acción seguir? ¿Cómo llegar a más personas? ¿Cuál es la mejor forma de comunicar en las regiones? ¿Cuáles son nuestras oportunidades? Estos interrogantes servían de análisis para nuestras instituciones regionales con el objetivo de implementar planes de mejora y acciones que generaran un entendimiento claro y preciso de los beneficios que puede traer a Colombia un proceso de implementación de Paz.

El principio rector de la comunicación a nivel regional es que todos somos gestores, voceros, pedagogos y embajadores de Paz, validadores de los contenidos de las piezas que creamos, que trabajamos por espacios permanentes, virtuales o presenciales. Nuestro reto: tejer pedagogía y aprendizajes.

Tejiendo redes de Paz

Las redes colaborativas que venimos tejiendo nos han ofrecido una invaluable oportunidad de trabajo y reflexión sobre temas específicos, en éste caso la Paz, sumado al ámbito virtual como canal efectivo de interacción. Y es que más allá de los tecnicismos que trae consigo el Acuerdo final, en Medellín nos propusimos conectar lo emocional, lo sensible, y lo trascendente de nuestros públicos como campo para cultivar la esperanza mediante la acción conjunta. A través del lenguaje y acciones seguimos en la búsqueda de desarmar odios y resentimientos.

Construimos para aprender y enseñar a vivir con esperanza y respeto por la diferencia a través de instrumentos invaluables, una prueba de ello fue la cartilla de Bien Explicadito, una verdadera apuesta regional. Nuestra postura permanente es la construcción de ciudadanías activas, presentes y empoderadas, que le den continuidad al largo camino que nos espera, somos una sociedad civil que requiere, que necesita, un país en condiciones de equidad, sin corrupción y con justicia social.

Etiquetas: #Posconflicto, #Paz,

Los retos de la planeación local y el presupuesto participativo en la implementación del Acuerdo Final

Implementación con enfoque territorial: El momento de la verdad

La Instancia Especial representada por mujeres

Las víctimas en la implementación del Acuerdo de Paz, oportunidades y retos